Primavera y embarazo: Qué esperar
3 MIN

Primavera y embarazo: Qué esperar


A medida que el clima cálido comienza a regresar, es conveniente tener en cuenta ciertos factores ambientales. Este artículo es para ti, que estás embarazada o que te encuentras en la búsqueda del embarazo. 

Conforme avanza tu embarazo vas encontrando que tienes que prestar más atención a diversos factores que pueden afectarte. Si estás buscándolo, es importante que tengas en cuenta estos factores y que también empieces a identificar los factores de riesgo que pueden surgir durante esta etapa tan personal y de la pareja. 

Cómo prevenir los síntomas primaverales cuando buscas el embarazo 

La primavera es una época de renovación y puede provocar ciertos síntomas que pueden afectar a quienes intentan concebir como las astenias o alergias. Para prevenir estos síntomas primaverales al buscar el embarazo, es importante centrarse en mantener una dieta sana y equilibrada. Asegurarte de que consumes una variedad de alimentos ricos en nutrientes puede ayudar a mantener tu salud reproductiva y aumentar tus posibilidades de concebir. Incorporar en tu dieta fruta, verdura, cereales integrales y proteínas magras a tus comidas puede proporcionarte las vitaminas y minerales necesarios para un embarazo sano. 

Para prevenir los síntomas primaverales mientras intentas quedarte embarazada, es fundamental evitar la ansiedad y el cansancio. Esto incluye mantener un horario de sueño regular, mantenerte hidratada y controlar los niveles de estrés. El descanso y la relajación son esenciales para optimizar la fertilidad, por lo que es importante dar prioridad al autocuidado durante esta época. Realizar actividades que fomenten la relajación, como el yoga, la meditación o pasar tiempo al aire libre en la naturaleza, puede ayudar a reducir el estrés y crear un entorno propicio para la concepción. 

El ejercicio físico desempeña un papel crucial en la prevención de los síntomas primaverales cuando se busca quedarse embarazada. Mantenerse activa no sólo ayuda a mantener un peso saludable y aumenta los niveles de energía, sino que también favorece la salud reproductiva. Incorporar a tu rutina ejercicio moderado, como caminar, nadar o hacer yoga prenatal, puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo a los órganos reproductores y a regular los niveles hormonales.  

A qué síntomas debo prestar atención en primavera si estoy embarazada 

Los cambios meteorológicos y los niveles de polen pueden desencadenar alergias o agravar afecciones existentes, afectando a tu bienestar general. Es crucial prestar atención a cualquier síntoma inusual, como la aparición de estornudos, ojos llorosos o problemas respiratorios, ya que podrían indicar una reacción alérgica. El aumento de la ingesta de ciertas vitaminas y minerales, ya sea mediante los alimentos o con el uso de suplementación alimenticia puede ayudarte a prevenirlo. 

La primavera conlleva un cambio de temperatura y factores ambientales que pueden afectar a tu cuerpo de forma diferente durante el embarazo. Los cambios hormonales y el aumento del flujo sanguíneo pueden hacerte más susceptible a los síntomas relacionados con el calor, como la deshidratación, los sarpullidos por calor o la fatiga. Es importante que te mantengas hidratada, lleves ropa holgada y evites la exposición prolongada a la luz solar directa para minimizar el riesgo de molestias relacionadas con el calor. 

Ya sabes, si estás embarazada, que suficiente tienes con lo que tienes como para que aparezca esa desagradable sensación de cansancio profundo. Por lo que, para evitar la aparición de esta astenia primaveral que te puede producir fatiga y mal estar emocional, es recomendable que lleves unos buenos hábitos de vida y alimentación, como mantener una dieta equilibrada y ajustada a tus necesidades actuales, dormir bien, evitar situaciones de estrés, así como realizar ejercicio físico de manos de profesionales que te sepan asesorar durante el embarazo. 

En algunos de los vídeos que hemos subido en este blog, os explicamos cómo prevenir y tratar las afecciones más típicas de esta época como son la astenia primaveral y las alergias en el embarazo.